Premio Fronteras en Ecología para Ilkka Hanski por sus estudios sobre la supervivencia de las especies en hábitats fragmentados

Ecología, Conservación, Premios Fronteras del Conocimiento

El ecólogo finlandés Ilkka Hanski ha sido el ganador del Premio Fronteras del Conocimiento de la Fundación BBVA, en la categoría de Ecología y Biología de la Conservación. El jurado ha galardonado a este científico por crear una nueva rama de la ecología, llamada biología de metapoblaciones, que combina el trabajo de campo con modelos matemáticos para descubrir cómo afectará a las especies la fragmentación del hábitat por la acción del hombre.

El trabajo de Hanski, catedrático de Zoología de la Universidad de Helsinki, es fundamental para diseñar áreas protegidas, crear corredores biológicos y planificar estudios de impacto ambiental de grandes infraestructuras. En definitiva, para todas las acciones de conservación y optimización de áreas protegidas que minimicen el impacto de la acción del hombre sobre el resto de las especies.

Los estudios de Hanski se centran en las metapoblaciones, concretamente en su biología. Esta rama analiza la persistencia de las especies que se distribuyen en fragmentos de hábitat y cuyas poblaciones se mantienen conectadas por procesos de colonización. “Si se quiere entender la dinámica natural de las especies, es importante entender las redes de metapoblaciones”, explica Hanski.

Su objetivo es determinar el número, tamaño y conectividad entre poblaciones que es preciso preservar para mantener a una especie en un entorno de pérdida de hábitat. “La acción humana aumenta el grado de fragmentación, y por tanto es importante entender cuáles son las consecuencias”, explica Hanski. “La teoría de metapoblaciones ayuda a diseñar estrategias para aumentar la supervivencia de la población. Una aplicación típica sería el diseño óptimo de una reserva, decidir cómo debe ser, para qué, en función del uso que se le vaya a dar, reducir en lo posible el impacto sobre las especies”.

La biología de las metapoblaciones se aplica a muchas especies y sus principios se han difundido en otras disciplinas. Por ejemplo, en oncología, para estudiar el comportamiento de las poblaciones de células de un tumor, o la epidemiología, donde el conocimiento del tamaño de una red de metapoblaciones puede ayudar a combatir una epidemia.

El propio Hanski ha ramificado sus estudios que han llegado hasta el campo de la salud humana. Su interés se centra en la relación entre el sistema inmune humano y las distintas poblaciones de microorganismos que habitan en el organismo. “Al fin y al cabo las personas somos hábitats fragmentados para nuestro microbioma, y es muy interesante intelectualmente trabajar con colegas de otros campos, como los inmunólogos”. Su incansable trabajo de tres décadas, le ha llevado a formar parte del prestigioso plantel de premiados de los Premios Fronteras del Conocimiento de la Fundación BBVA.