Mirando más allá de lo visible

Por Virginia Vecilla

Virginia Vecilla y Adrián Rincón 1

¿Podrías hacer una marcha sin oír? ¿Podrías hacer la Ruta BBVA sin ver? Parece difícil, muy difícil, imposible. Nada más lejos de la realidad porque dos expedicionarios lo están haciendo. David no oye, pero escucha con atención las conferencias de los doctores y profesores, las conversaciones con sus amigos y las explicaciones de su monitor que van trufando este viaje. Se sirve de un audífono que le permite hacerlo. No le distinguirías de entre el resto de expedicionarios.

¿Y Adrián? Él no puede servirse de la tecnología para suplantar su carencia visual. Adrián no lleva audífono. Adrián tiene a alguien que es auténtica gente rutera. Se trata de Virginia Vecilla, su guía y su soporte para que disfrute, luche y se esfuerce como el resto de la expedición para lograr los objetivos planeados.

“Es complicado. Pero entre los dos nos damos ánimos y energía. Él no ve y yo le ayudo guiándole y cuando yo soy la que se cansa es él quien me anima me da fuerzas y energía. Poco a poco nos estamos haciendo uno.

A medida que pasan los días me voy sintiendo más fuerte. Me decía a misma “ya verás que duro va a ser”, “no sé si lo voy a conseguir” y es él quien me está haciendo desistir de estas ideas con su fortaleza. Ahora es como mi hermano pequeño. Estamos todo el día de bromas, picándonos. Ya hemos pasado la barrera de la confianza.

No es que él sea fuerte, va más allá de lo normalmente fuerte. Tan sólo el haber decidido el venir aquí ya demuestra mucho valor. Hay que tener en cuenta que para alguien que no ve, el hecho de salir de su zona de confort que conoce perfectamente es adentrarse en un mundo desconocido. No sólo se ha atrevido a salir, ha decidido venir aquí. Va a ciegas, nunca mejor dicho.

Intento que en las exposiciones lo toque todo. Es su manera de percibir el mundo. En Ávila ha sido genial. Ha podido tocar todo en las exposiciones. Ha disfrutado tocando las estatuas de Santa Teresa y aprendiendo con lo que comentaba el guía. Después en las murallas aun lo ha disfrutado más porque tenía una maqueta a la entrada que ha tocado entera y después ha subido y ha tocado la muralla real. Es la primera vez que lo he visto tan feliz, pleno y disfrutando completamente de sus experiencias. Una pasada de verdad. Y cuando él disfruta, yo disfruto. Nos estamos volviendo uno.

También está encontrando una gran respuesta por parte de la gente tan espectacular que compone esta expedición. A él le encanta hablar de todo y aquí está encontrando todo tipo de conversaciones.

En Colombia seremos los dos los que saldremos de nuestra zona de confort y da respeto. Pero tengo total confianza en el equipo de Ruta BBVA. Llegaremos hasta el límite de nuestras posibilidades. Como todo el mundo aquí. Adrián es al fin y al cabo un chico maduro, formal y tremendamente divertido. Nada distinto de sus compañeros”.

Nada de condescendencia ni lástima. Complicidad y normalidad. Van a realizar el viaje en las mismas condiciones que sus compañeros. Con el rigor físico y mental que imponen las exigencias de este viaje científico y de aventura que ha cambiado la forma de ver el mundo a tantos jóvenes de ambos lados del océano.

Adrian- saluda-felipe-sexto-ruta-bbva

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *