Los ecólogos Likens y Scheffer ganan el premio Fronteras por relacionar el deterioro de los ecosistemas con la actividad humana

Frontiers of Knowledge, Fronteras del conocimiento

¿Cómo reaccionan los ecosistemas a la acción del hombre? ¿Es posible predecir su comportamiento? Los ecólogos Gene E. Likens y Marten Scheffer, flamantes ganadores del Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento, en la categoría de Ecología y Biología de la Conservación, han dado respuesta con sus trabajos a uno de los grandes desafíos de esta disciplina científica.

El acta del jurado ha destacado que estos investigadores, trabajando de manera independiente, han contribuido juntos a entender y encontrar soluciones a “los cambios graduales, abruptos y potencialmente irreversibles que se producen en los ecosistemas”. Dichos cambios son producidos por las emisiones contaminantes y otras amenazas que actúan en contra del medio ambiente.

El estadounidense Gene E. Likens ha descubierto el impacto, de fatales consecuencias, de la lluvia ácida en su país y el holandés, Marten Scheffer, ha demostrado que la acción humana puede desencadenar un colapso repentino en los ecosistemas, lo que puede tener efectos irreversibles. Gracias a las investigaciones de ambos, hoy en día contamos con una guía en la toma de decisiones para afrontar los peligros de la contaminación y para gestionar los ecosistemas de una forma segura, o restaurarlos, cuando ya han sufrido graves deterioros.

Los efectos de la lluvia ácida

Likens ha llevado a cabo estudios experimentales de todo un ecosistema a largo plazo y ha realizado mediciones a lo largo de décadas, en vez de los dos o tres años que constituían la duración estándar de muchas investigaciones. Su hallazgo respecto a la lluvia ácida en Estados Unidos se produjo de forma casual en 1963, mientras su equipo y él investigaban los lagos de un bosque en New Hampshire. Allí detectaron una acidez cien veces superior a lo esperado en las muestras de agua de lluvia, que tardaron casi diez años en relacionar con emisiones contaminantes, que procedían, sobre todo, de la quema de combustibles fósiles. Sus investigaciones continúan hoy en día, demostrando que la lluvia ácida tiene efectos muy negativos sobre el medio ambiente y además, duraderos.

El trabajo de Scheffer ayuda a predecir el riesgo que corre un ecosistema de sufrir un cambio abrupto (lo que él denomina tipping point) y busca la manera de evitarlo. Sus investigaciones apuntan a que, cuando un determinado lugar se ha deteriorado, alcanza un punto de equilibrio que le hace necesitar una “terapia de choque”. Su trabajo ha permitido recuperar lagos, bosques tropicales y arrecifes de coral. Scheffer ha demostrado que es posible aprovechar, incluso, determinados fenómenos naturales, como El Niño, para recuperar selvas deforestadas, ya que la corriente aporta humedad y su llegada es el mejor momento para retirar el ganado y tener éxito en la reforestación.

Categoría: Medio ambiente