Negocio Responsable

El entorno actual representa sin duda un reto para el sector financiero. La actividad financiera sufre una pérdida de su legitimidad social. Una pérdida de alcance global, con carácter permanente y unida a una creciente exigencia de responsabilidades. Además, la presión en la regulación del sector, especialmente en materia de protección del cliente, es creciente.

En este contexto, en BBVA creemos en un modo diferencial de hacer banca. Somos conscientes de que hay muchas cosas que mejorar, pero tenemos claro que ser rentables no pasa por hacer negocio de cualquier modo. Por eso hablamos de rentabilidad ajustada a principios.

Negocio Responsable gira en torno a tres grandes ejes interdependientes que definen su marco estratégico: clientes, empleados comprometidos y sociedad.

Esta ha sido la gran motivación que nos ha impulsado a trabajar en la estrategia de Negocio Responsable, aprobada 2013 que nace con el reto de diferenciarnos y reconquistar la confianza de la sociedad.

La estrategia de Negocio Responsable gira en torno a tres grandes ejes interdependientes que definen su marco estratégico:

  • Clientes: banca para personas. Consiste en realizar nuestra actividad financiera pensando en las personas.
  • Empleados comprometidos. Consiste en impulsar una cultura de compromiso social y valores compartidos entre los empleados del Grupo.
  • Sociedad: educación y ciencia. Consiste en desarrollar actuaciones fundamentalmente en educación, pero también en ciencia y cultura.

Banca para personas

Una vez definido este marco estratégico, se realizaron talleres locales en los ocho principales países del Grupo con la participación de más de 400 directivos para definir las tres prioridades estratégicas:

Nuestras tres prioridades estratégicas son: Comunicación transparente, clara y responsable (TCR), Educación y Productos de alto impacto social.

  • Comunicación transparente, clara y responsable

    La crisis ha minado la confianza en los bancos, las reclamaciones por información deficiente han aumentado y la regulación del sector relativa a la protección del cliente y a la transparencia se ha endurecido. Los clientes perciben que utilizamos un lenguaje demasiado técnico y difícil de entender. No basta con contarlo todo, hay que contarlo con claridad.

    Comunicar en un lenguaje transparente, claro y responsable ayuda al cliente a tomar una decisión informada y es una palanca clave para recuperar y mantener su confianza. Por eso, en BBVA estamos desarrollando una política y trabajando en numerosas iniciativas para hacer “más TCR” la relación banco-clientes antes, durante y después de la contratación.

  • Educación

    La educación es la prioridad estratégica de los programas sociales del Grupo, y tiene tres líneas:

    • Educación financiera, que junto a la Comunicación TCR, es la otra pieza que contribuye a que el cliente tome decisiones informadas.
    • Formación para las pymes, las cuales juegan un rol importante en el desarrollo del tejido económico-empresarial del país.
    • Educación para la integración social y formación en valores de niños y jóvenes.
  • Productos de alto impacto social.

    Con nuestra actividad diaria ya generamos un gran impacto social. Pensemos en todas las personas que viven financiadas con hipotecas del banco o en el crecimiento y empleo generado por las empresas con ayuda de nuestra financiación. Pero tenemos una gran oportunidad para diseñar productos y servicios con un impacto social superior teniendo en mente las necesidades de los clientes y el contexto en el que viven.

El Plan de Negocio Responsable establece, además, otras líneas estratégicas:

  • Riesgos y costes sociales y ambientales
  • Ecoeficiencia y compras responsables
  • Liderazgo basado en valores
  • Social engagement y voluntariado
  • Diversidad de género y discapacidad
  • Compensación
  • Ciencia y cultura