Seis jóvenes matemáticos ganan los Premios Vincent Caselles por sus aportaciones al progreso a través de la ciencia

Premios Vincent Caselles, matemáticas, investigación

Los progresos en la calidad de vida dependen, en gran parte, de la generación continua de avances matemáticos. Bajo esta premisa, la Fundación BBVA y la Real Sociedad Matemática Española (RSME) han hecho entrega, el 3 de octubre, de los Premios de Investigación Matemática Vincent Caselles, creados por ambas entidades en 2015 para estimular la investigación de jóvenes matemáticos españoles o formados en España.

Los seis investigadores galardonados han sido distinguidos por resolver problemas de una manera creativa, con sentido crítico y un gran dominio de una ciencia que forma parte del ADN de las demás ciencias: las matemáticas. Todos ellos representan a una generación de investigadores, que están enriqueciendo el ámbito académico y empresarial, al ser capaces de buscar soluciones que hacen posible la innovación.

En esta segunda edición, los galardonados han sido Francesc Castellà, José Conde, Jesús Yepes, Leonardo Colombo, Martín López y Roger Casals, que también ha sido distinguido con el Premio José Luis Rubio de Francia, el más importante de la RSME dotado con 3.000 euros y con la Start-Up Grant, una ayuda de 35.000 euros para un proyecto de investigación de tres años, que la Fundación BBVA concede al ganador de éste galardón.

Roger Casals trabaja en el departamento de Matemáticas del Massachusetts Institute of Technology (MIT) en Boston (EEUU) y ha demostrado la conjetura de Chern para variedades 5-dimensionales, que llevaba abierta medio siglo. Para este investigador, el progreso de una civilización se mide también por el desarrollo matemático: “Si entendemos por progreso el progreso tecnológico, médico, industrial… las matemáticas son una herramienta que permite solucionar problemas que se plantean en estos ámbitos. Las matemáticas subyacen a una gran parte del desarrollo”.

Francesc Castellà, José Conde y Jesús Yepes han sido distinguidos, como ha ocurrido con Casals, por explorar y buscar soluciones a problemas matemáticos formulados hace décadas. Por su parte, Leonardo Colombo y Martín López hacen investigaciones más pegadas al mundo tangible, el primero en el campo de los exoesqueletos y el segundo, en el de la propagación de las infecciones hospitalarias.

Los hallazgos de los seis premiados son importantes, no solo para el ámbito de las matemáticas, sino también en el mercado de trabajo: “En el mundo laboral se han dado cuenta de que a los matemáticos se nos ha entrenado exhaustivamente en pensar, en razonar, en resolver problemas, en buscar la solución óptima a un problema. Esas son cualidades muy útiles en el mundo laboral”, explica Yepes. Hay otros aspectos de las matemáticas que pueden resultar beneficiosos para los que no son especialistas en esta materia: “Como matemáticos, nos vemos obligados a desarrollar esta actitud crítica cuando nos enfrentamos a un problema, y es una actitud que es posible trasladar de manera natural a otros ámbitos de la vida”, apunta Castellà.

En esta ceremonia se ha hecho entrega también de las Medallas de la RSME, un reconocimiento público para profesionales que han destacado por sus importantes aportaciones matemáticas. En este caso, los premiados han sido José Bonet, Catedrático de Matemática Aplicada de la Universidad Politécnica de Valencia; María Gaspar, profesora de la Universidad Complutense de Madrid y María Teresa Lozano, catedrática de Geometría y Topología de la Universidad de Zaragoza.