La Fundación BBVA distingue a Syukuro Manabe y James Hansen con el Premio Fronteras del Conocimiento por predecir el cambio climático

Fundación BBVA, Fronteras del Conocimiento, cambio climático

Los climatólogos Syukuro Manabe y James Hansen han sido distinguidos con el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento, en la categoría de Cambio Climático. Sus investigaciones les han permitido predecir el calentamiento global provocado por el aumento del CO2 en la atmósfera.

Los dos científicos han sido los creadores, de manera independiente, de sendos modelos computacionales que simulaban el comportamiento del clima. Su trabajo ha servido de inspiración para los modelos climáticos que se utilizan en la predicción de la evolución del clima, lo que ha sido decisivo en la decisión final del jurado. Ambos científicos han desarrollado sus investigaciones de manera paralela, aunque, como declara Manabe: “Yo empecé antes a trabajar con modelos, pero Hansen fue el primero en usar estos modelos para hacer predicciones”.

Pioneros en el estudio del cambio climático

Durante los años setenta, la ciencia empezó a constatar que se estaba produciendo un aumento de las concentraciones de CO2 sin saber que afectaría al clima de nuestro planeta. Syukuro Manabe, en su puesto de investigador de la Agencia Estadounidense de la Atmósfera y el Océano (NOAA), desarrolló su modelo llegando a la conclusión de que si la concentración de CO2 se duplicaba, la temperatura global subiría dos grados. Por su parte, James Hansen comenzó a investigar el clima terrestre y desarrolló un modelo independiente prediciendo que la temperatura aumentaría en cuatro grados centígrados.

Hansen publicó sus hallazgos en la revista Science en 1981. Su trabajo resultó crucial por dos razones: la primera, por incorporar datos globales de temperatura de la Tierra gracias una metodología desarrollada por él mismo que procesaba la información de las estaciones meteorológicas disponibles, y la segunda, por predecir los efectos del calentamiento sobre otros procesos como la circulación oceánica, la disminución del hielo en el Ártico o las sequías y las inundaciones.

“La primera conclusión importante de nuestro trabajo fue demostrar que el clima global es sensible a la acción humana”, afirma Hansen. “Los modelos climáticos actuales son mucho más fiables que los de hace unas décadas, y con grados de incertidumbre mucho menores”. Sin embargo, según se explica en el acta, las predicciones de Hansen “han resistido el paso del tiempo”.

El trabajo de ambos investigadores ha sido crucial y hoy en día está de plena actualidad, con un acuerdo internacional en vigor que busca compromisos contra el cambio climático, aunque no sea fácil. Tal y como explica Manabe: “El Acuerdo de París establece un objetivo muy importante, un gran objetivo. Si podremos conseguirlo o no, es dudoso, porque es un enorme desafío”.