La formación de los emprendedores españoles mejora pero predominan los que solo tienen educación obligatoria

education, Fundación BBVA, emprendedores, formación, educación financiera

La Fundación BBVA, en colaboración con el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), ha analizado la formación de los directivos profesionales, empresarios y autónomos. El trabajo arroja resultados positivos pero revela que todavía queda mucho por avanzar.

La formación es fundamental para aquellos que poseen o dirigen un negocio ya que les permite asumir retos, mejorar la gestión y aprovechar las oportunidades del mercado. España ha avanzado mucho en este campo y ha conseguido situarse ligeramente por encima de la Unión Europea. La media de emprendedores españoles con estudios superiores se sitúa en un 41,3% lo que la coloca en un plano ligeramente superior al resto de la UE con un 40,1%. Sin embargo, los datos de Eurostat de 2014 revelan que España está todavía alejada de las cifras de Francia y Alemania, con un 54,1% y un 49,5% respectivamente.

El estudio de la Fundación BBVA categoriza a los emprendedores en empresarios, autónomos y directivos profesionales. Estos últimos registran una mejora significativa en su formación ya que el 74,2% cuenta con estudios universitarios, aunque ya partían de una posición destacada. Por su parte, los autónomos son los que más destacan en este campo. En 2000 tan solo el 17,6% de autónomos tenían estudios superiores y en 2015 el porcentaje ha subido al 35% en 2015. A pesar de estos avances, sigue siendo predominante la cifra de aquellos emprendedores que cuentan únicamente con la formación obligatoria y que se sitúa en un 36,9%, el doble de la media europea (18,1%).

Algunas diferencias

El nivel formativo de los empresarios está asociado a factores externos de una forma mucho más directa de lo que podría parecen en un principio. Las compañías grandes y medianas, que son tecnológicamente complejas, competitivas y abiertas al exterior, cuentan con más directivos profesionales bien formados. Sin embargo, las microempresas, con escasa capacidad exportadora, un nivel de productividad menor y más debilidades competitivas, tecnológicas y financieras suelen estar dirigidas por emprendedores con una cualificación menor. En España, más del 80% de los empresarios que dirigen compañías de 50 o más empleados, tienen estudios universitarios, mientras que en los negocios de menos de diez empleados, el porcentaje se reduce al 29,9%.

En cuanto a las mujeres, ellas tienen mejor formación pero representan solo un tercio de los emprendedores. El porcentaje de directivas se sitúa en un 33%, el de autónomas en el 34% y el de empresarios con asalariados en un 30%.

Además de contar con un buen nivel formativo es crucial tener habilidades financieras para llevar una empresa y garantizar su supervivencia en los momentos económicos más difíciles. En este campo, BBVA que cuenta con varios programas de emprendimiento, como Camino al Éxito o Momentum Project, ofrece un espacio en ellos dedicado a la formación financiera. En las sesiones, los emprendedores tienen la oportunidad de centrarse por unos días en refrescar o mejorar sus conocimientos en esta área con el consiguiente beneficio para su empresa. Además, cuenta con programas de educación financiera específica para niños y adultos en la mayoría de los países donde tiene actividad.