Los ganadores del reto social del Impact Challenge Blue BBVA: “Sentimos que podemos ser la cara y el nombre de un futuro cambio en la sociedad”

Impact Challenge Blue BBVA, emprendedores sociales

Alba Delgado, Jon Portal, Andrea Vizcaya y Josu Aguirre, cuatro estudiantes de la Universidad de Deusto (Bilbao) se apuntaron al Impact Challenge Blue BBVA con ganas de poner en práctica lo aprendido en las aulas y asumir nuevos retos. Ninguno de ellos podía imaginarse que acabarían siendo los ganadores del Social Challenge con su proyecto Hator, en una competición muy reñida que les ha puesto a prueba constantemente.

¿Por qué decidisteis participar en el Impact Challenge Blue BBVA?

(Alba) Nos llegó un mail desde nuestra universidad, con el link del concurso, animándonos a que nos apuntásemos. Al verlo, me interesé al momento y comencé a indagar sobre ello. Más tarde avisé a mis tres amigos, que se animaron a formar parte y con los que ahora estoy llevando a cabo este precioso proyecto.

(Jon): No sabíamos muy bien en qué consistía, pero nos gustó la idea de poder trabajar en una idea nuestra, en un lugar distinto y conociendo a gente nueva.

¿Cómo vivisteis el reto de encerraros en el Impact Hub Madrid todo el día para sacar adelante una idea?

(Josu) Fue una mezcla de sensaciones. Por un lado fue muy divertido y aprendimos un montón de las técnicas de creatividad, que sirvieron para reafirmar las cosas que estábamos estudiando en nuestro grado. Por otro lado, fue un poco estresante ya que trabajamos a contra reloj durante mas de ocho horas, pero en definitiva fue una experiencia muy enriquecedora.

(Alba) Se puede decir que en el Impact Hub “nos rompieron los esquemas” y nos hicieron sacar lo mejor de nosotros.

¿En qué consiste vuestro proyecto, Hator?

(Jon) Se trata de unos talleres de cocina donde los mayores enseñan a cocinar platos más elaborados a los jóvenes. Además, creamos un espacio donde pueden pasar tiempo juntos y conocerse mejor para entenderse y respetarse más entre sí.

No es muy habitual oír hablar de emprendimiento en la tercera edad, ¿por qué escogisteis este proyecto?

(Josu) Todos tenemos abuelos y abuelas y creemos que muchas veces no son lo suficientemente valorados. Queremos demostrar que los mayores tienen todavía mucho que decir en la sociedad y sobre todo a los jóvenes.

(Alba) Nos parece que es una generación muy “castigada” hoy en día y con pocos recursos para que sean ellos los que creen proyectos como este. Nosotros, que gracias a esta oportunidad hemos sido capaces de hacerlo, sentimos que podemos ser la cara y el nombre de un futuro cambio en la sociedad y una mejor relación entre estas dos generaciones.

¿Cómo ha sido la fase de incubación?

(Alba) Hemos aprendido a llevar toda la teoría a la realidad y sacarle el mayor partido a las clases a las que hemos asistido. Ha sido una formación intensa pero muy útil para nosotros. Hemos tenido el placer de contar con gente muy talentosa como Néstor Guerra o Lorena Silvestri que nos han enseñado de una forma muy dinámica y proactiva.

(Josu) Nos hemos levantado del asiento donde solemos estudiar y hemos empezado a hablar con la gente. Hemos tenido muchas reuniones con diferentes asociaciones, que nos han valido para comprender un poquito mejor cómo es el verdadero mercado laboral.

¿Qué es lo que os ha resultado más duro de esta etapa de aceleración?

(Josu) Lo mas duro han sido los viajes semanales que hacíamos a Madrid desde Bilbao, pero he de decir que ha merecido la pena porque hemos conocido a gente maravillosa y brillante que de otra forma no hubiésemos conocido.

(Andrea) También, contactar con todo el mundo, ya que nos hemos tenido que mover mucho con el fin de conseguir aliados y gente que se interese por el proyecto.

(Alba) Veíamos que había muchísimas cosas para hacer, pero muy poco tiempo, sobre todo para compaginarlo con los estudios. Pero al final hemos conseguido sacar el mayor partido del tiempo con el que hemos contado.

¿Y lo más positivo?

(Jon) Lo más positivo ha sido comprobar de lo que hemos sido capaces en un mes y medio. Hemos hablado con diferentes asociaciones, recibido clases en el Impact Hub y al final hemos podido llevar a cabo el producto mínimo viable.

(Andrea) Nos hemos visto en una situación de la vida real en la que te encuentras solo ante el reto, no como en un aula donde todo es virtual y más teórico. El llevar lo aprendido a la práctica lo ha hecho muy real, hasta el punto de que ya casi lo estamos poniendo en marcha.

La competencia ha sido dura ya que todos los finalistas tenían un gran potencial, ¿qué creéis que ha sido determinante en vuestro proyecto para resultar ganador?

(Andrea) El gran desarrollo que teníamos sobre la idea inicial, ya que llevamos  a cabo el producto mínimo viable, lo que demostramos con un vídeo. Además habíamos contactado ya con el ayuntamiento, asociaciones de mayores y contábamos con una posible financiación mediante microcréditos.

El año que viene viajareis al Social Impact Award 2016 en Viena, ¿qué esperáis de esta experiencia?

(Alba) Seguir aprendiendo y que nos dé ideas nuevas para continuar trabajando en nuestro proyecto.

¿Qué planes de futuro tenéis con Hator?

(Jon) Queremos seguir adelante con Hator y poder ponerlo en marcha de manera más formal y no como talleres puntuales. Si todo sale como hasta ahora no tengo la menor duda de que vamos a poder llevarlo a cabo.

¿Qué os lleváis de vuestra participación en el Impact Challenge Blue BBVA?

(Andrea) A día de hoy, podría afirmar que ha sido la experiencia más enriquecedora que he vivido, en la que he conocido a gente increíble, tanto a participantes como a todo el grupo del Impact Hub, que nos ha brindado en todo momento su apoyo y sus ganas de ayudar.

(Jon) Hemos dejado de jugar a ser emprendedores para serlo de verdad. Creo que eso es lo mejor que nos llevamos.