La Ciudad BBVA recibe el sello LEED de Oro por su respeto al medio ambiente

LEED Oro, sostenibilidad, medio ambiente, Ciudad BBVA

BBVA sigue distinguiéndose cada día por su trabajo a favor del medio ambiente en todas las áreas de su negocio. El último reconocimiento que ha recibido en este campo ha llegado en forma de sello. Se trata de la certificación LEED Oro, uno de estándares de construcción sostenible más exigentes del mundo, que el U.S. Green Building Council (USGBC) ha concedido a la Ciudad BBVA.

BBVA lo tuvo claro desde el principio. Su nueva sede corporativa en Madrid debía contar con un diseño y una construcción respetuosos con el entorno, que generaran un impacto positivo. El proyecto no ha podido salir mejor. La noticia de la concesión de la certificación LEED Oro supone el reconocimiento de una construcción que garantiza un ahorro del más del 40% en el consumo de agua potable, la reutilización de aguas grises y pluviales para el riego y una reducción de más del 30% en el consumo energético, entre otros beneficios.

La Isla, el complejo adyacente a la sede, que cuenta con una escuela infantil, fisioterapia y gimnasio para los empleados, también ha obtenido su propio sello LEED nivel ORO. Esta construcción sigue estrategias parecidas de ahorro en consumo de agua y energía, aunque lo que más destaca en ella es su enfoque a favor de la calidad de vida de las personas que la ocupan.

No es la primera vez que el Grupo BBVA recibe este reconocimiento. En la actualidad cuenta con 16 edificios certificados bajo el sello LEED en España, Chile, Paraguay y EEUU. Además, está previsto que otros cuatro edificios en México y uno en Turquía se certifiquen próximamente.

Otras iniciativas a favor del medio ambiente

Este reconocimiento supone un hito para BBVA y un acicate para seguir trabajando en esta línea, que viene marcada en su Política Medio Ambiental y en su Plan Global de Ecoficiencia. La entidad tiene como objetivo prioritario llevar a cabo un desarrollo sostenible e impactar positivamente en el medio ambiente, además de difundir y fomentar el cuidado del planeta a través de todo tipo de iniciativas.

Un buen ejemplo se encuentra en los premios Fronteras del Conocimiento de la Fundación BBVA que cuentan con categorías dedicadas a la Ecología y Biología de la Conservación y al Cambio Climático, con el que distinguen a investigadores sobresalientes en este campo. En la última edición, los ganadores fueron el ecólogo finlandés Ilkka Hanski por crear una nueva rama de la ecología, llamada biología de metapoblaciones y el climatólogo indio Veerabhadran Ramanath, por descubrir que hay otros gases y contaminantes, además del CO2, con poder para alterar el clima de la Tierra.

La Fundación BBVA concede, además, los Premios a la Conservación de la Biodiversidad en España y América Latina, que reconocen la labor de organizaciones conservacionistas, instituciones y organismos especializados en conservación medioambiental.

A través de su programa de apoyo al emprendimiento social Momentum Project, BBVA también impulsa a empresas relacionadas con el cuidado del planeta. En su edición de 2015, de las 170 empresas que se presentaron, el 11% estaban centradas en la mejora del medio ambiente, un 6% a la agricultura orgánica y un 2% al reciclaje de productos.

En 2015, BBVA llevó a cabo también varias iniciativas que reforzaban su labor a favor del medio ambiente. Entre ellas, su participación en el Grupo Español para el Crecimiento Verde y su inscripción en el Registro de Huella de Carbono, compensación y proyectos de absorción de CO2 del Ministerio. Todas estos avances refuerzan el compromiso ecológico de BBVA y apuntan un futuro de la entidad cada vez más respetuoso y sostenible.