Una plataforma para orientar a estudiantes gana el Blue BBVA Challenge

Blue BBVA Challenge, jóvenes, innovación

3.000 participantes presenciales y online, 23 países y muchas ganas de cambiar la realidad que nos rodea; esas han sido las credenciales de la segunda edición de Blue BBVA Challenge, dedicada a las soluciones para las ciudades del futuro.

BBVA ha celebrado por todo lo alto la final del Blue BBVA Challenge, con la presencia de su consejero delegado Carlos Torres Vila y un jurado exigente que no perdía detalle de lo que iba ocurriendo en el escenario de la sede de BBVA. Sus miembros: Paul Tobin, director de Comunicación de BBVA; Jordi Roca, “postrero”, como él mismo se autodenomina, uno de los propietarios de El Celler de Can Roca y embajador de BBVA; Amaia Gil, subdirectora general de la Oficina de Innovación Social del Ayuntamiento de Madrid; Mariano Torrecilla, fundador de Loogic Ventures; y Gonzalo Rodríguez, director de Transformación Digital de BBVA España, no lo tuvieron fácil para elegir al ganador.

Ante sus ojos y los del público asistente, desfilaron los proyectos finalistas, todos ellos innovadores y con un punto de originalidad que los hacía muy atractivos. En el escenario se presentaron: huertos urbanos capaces de aprovechar el agua y los residuos orgánicos; una app para reportar incidencias cívicas; un prototipo que genera energía cinética con las pisadas de los viandantes; un método de aprendizaje para aprovechar los tiempos muertos en la ciudad; mobiliario urbano para conseguir energía y wifi y una plataforma que conecta a los estudiantes.

Proyectos maduros

Al ver a estos jóvenes emprendedores en el escenario de la sede de BBVA, se hacía difícil imaginar que, hasta el 26 de noviembre del año pasado, sus proyectos solo eran ideas. Fue ese día, durante la celebración del Challenge Day en el Impact Hub de Madrid al que acudieron 250 jóvenes, cuando estas chispas de ingenio se convirtieron en proyectos viables de emprendimiento, logrando quedar finalistas del programa. Desde entonces, hasta su presentación ante el público de la gran final, cada equipo ha trabajado duro junto a un mentor con perfil de joven emprendedor y un influencer, que ha compartido sus avances en las redes sociales. El resultado ha sido más que positivo: “Nos sentimos muy orgullosos de este programa formativo que enseña a los jóvenes a emprender”, declaró Carlos Torres.

Finalmente, el jurado se decantó por un proyecto del que destacaron que solucionaba un problema real, a la vez que era sostenible. Se trata de City Thinkers, una plataforma que conecta a estudiantes que buscan orientación a la hora de decidirse por una carrera universitaria, obtener una beca Erasmus, hacer prácticas, etc. Todos los miembros del equipo ganador viajarán a Berlín para participar en el Unlikely Allies del Impact Hub, donde conocerán el ecosistema emprendedor de una de las urbes más inquietas de Europa.