BBVA se consolida como referencia en emisión de préstamos verdes para financiar proyectos medioambientales

BBVA, Iberdrola, préstamos verdes, bonos verdes, medio ambiente.

BBVA, el banco español más activo en emisión de bonos verdes durante 2015, según Bloomberg, ha dado un paso de gigante con la firma de un green loan o préstamo verde, a favor de Iberdrola, por un total de 500 millones de euros. Se trata de la primera operación que se realiza de este tipo para una compañía del sector energético a nivel mundial y con el mayor importe suscrito hasta la fecha.

Este movimiento de BBVA es un paso importante para la entidad dentro de una trayectoria, a favor de la financiación responsable, que se ha ido consolidando en los últimos años. El préstamo a largo plazo para Iberdrola, única eléctrica española entre las 100 compañías más sostenibles del mundo y el primer productor eólico a nivel mundial, está totalmente financiado por BBVA y permitirá a la compañía llevar a cabo varios proyectos relacionados con la eficiencia energética y las renovables.

Tendencia global

El mundo financiero está volcándose en la emisión de bonos verdes, instrumentos que permiten a las empresas obtener financiación para proyectos medioambientales, ya sea en el sector de la energía renovable, la eficiencia energética o proyectos de sostenibilidad. En 2015, estas emisiones alcanzaron los 41.300 millones de dólares, un 15% más que el volumen emitido en 2014. BBVA Global Markets Research ha publicado que el mercado de bonos verdes lleva rompiendo sus propios records desde 2013 y espera continuar con esta tendencia en 2017. A lo largo de este periodo, entidades de 27 de los 196 países, que firmaron el Acuerdo de París, han participado en este mercado de financiación responsable que está creciendo y diversificándose a un ritmo acelerado.

Aunque todavía queda camino por recorrer en cuanto a la comparabilidad y transparencia de estos bonos, ha habido avances en este campo. En 2014, se dio un importante paso con la publicación de unos estándares voluntarios llamados “Principios de los Bonos Verdes”, que detallan la arquitectura que deben tener estos bonos, y también los estándares técnicos ambientales lanzados por la “Iniciativa de Bonos Climáticos”, que sirven para comparar el impacto medioambiental real de los proyectos financiados por este procedimiento. En el caso de la operación, firmada entre BBVA e Iberdrola, la financiación se ha estructurado como un préstamo verde con la certificación correspondiente conforme a los “Principios de los Bonos Verdes”, obtenida a través del prestigioso proveedor Vigeo Eiris.

Con esta operación, BBVA ha demostrado, una vez más, su compromiso con el medio ambiente y se consolida como un referente de financiación responsable.